El Padre Enemecio del Cid, nació el 19 diciembre 1965, en San Sebastián Piraera, Lempira, hijo único de Alba Julia Del Cid (QDDG). A la edad de tres años su madre se traslada a la Costa norte, radicándose en la aldea  en Santa Ana, Villanueva Cortés y allí, comienza parte de la historia, del actual Vicario de Pastoral, siendo el primer sacerdote ordenado por monseñor Ángel Garachana, recién nombrado obispo de la Diócesis de San Pedro Sula.

Buen Amigo: ¿Cómo dio inicio  su vocación de sacerdocio y quienes  lo motivaron?

Padre Enemecio Del Cid: Mi familia, lugar fundamental para promover mi vocación, mi madre primer agente vocacional quien siempre estuvo a mi lado apoyando en todos los aspectos, en mi  parroquia, el P. Eduardo Salvado, Monseñor Jaime Brufau, obispo que me apoyó en mi formación, enviándome al seminario menor San José  en Tegucigalpa. El seguimiento formativo en el seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa hasta terminar la teología. Y poder recibir de él  la ordenación diaconal. Familias completas, muchas personas que han sido colaboradores en mi vocación. A ellos siempre mi gratitud.

BA: ¿En qué año y quien lo ordeno?

PEDC: Abril 1993 fui ordenado diácono por Monseñor Jaime Brufau, en Villanueva Cortés y el 24 de junio de 1995 en catedral San Pedro Apóstol a las 3:00 p.m. recibí la Ordenación Sacerdotal  por imposición de manos de Monseñor Ángel Garachana.

BA: ¿Cuéntenos su anécdota de cuánto tiempo espero  para ser ordenado sacerdote?

PEDC: Estuve 2 años de Diácono en Villanueva, en el Seminario Menor Santiago Apóstol estuve en  1994, y en la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes de Choloma,  junto con el P. Guillermo Medina y en 1995  Monseñor Óscar Andrés Rodríguez,  me envía  a la parroquia La Santa Cruz, de Santa Cruz de Yojoa, el esperar mucho tiempo me desesperó y hubo momentos de desistir en el caminar vocacional, pero mi fe y esperanza estuvo allí en esos momentos de prueba, “Quien sabe esperar logra las metas”.

BA: ¿Cuál fue la primera parroquia que le designaron recién ordenado?

PEDC: La parroquia La Santa Cruz, en Santa Cruz de Yojoa.

BA: ¿Qué ha significado para usted estos 25 años de monseñor Ángel Garachana?

PEDC: Significa caminar junto con Él,  bajo su papel como Pastor Diocesano,  compañero en el mi camino como sacerdote, amigo que ha sabido darme sus consejos para avanzar en mi ministerio. Me ha confiado responsabilidades donde le he podido colaborar en la acción pastoral en la diócesis, es un ejemplo de cómo se puede ser pastor oliendo a ovejas.

BA: ¿Actualmente, que parroquia tiene a sus cargo?

PEDC: La Parroquia Santiago Apóstol,  col. Luisiana de San Pedro Sula, es una parroquia muy dinámica en la que estamos trabajando a la Luz del plan Pastoral Diocesano, motivando con las 5 Prioridades Pastorales.

BA: ¿Que cargos has ocupado y cuales ocupa actualmente en la diócesis?

PEEC: Fui párroco de La Santa Cruz en Santa Cruz de Yojoa, en parroquia Nuestra Señora de Suyapa, La López Arellano y actualmente soy el párroco de Santiago Apóstol, col. Luisiana. También he sido Decano de la Zona Subirana, Zona Medalla Milagrosa, responsable de Obras Misionales Pontificias, responsable Diocesano de Pastoral Familiar, responsable Diocesano de Pastoral de la Salud y actualmente, responsable de la Comisión Diocesana de Movimientos y Asociaciones y Vicario Episcopal de Pastoral.