Colors: Purple Color

El virus del dengue se propaga por los mosquitos hembra, el dengue es una enfermedad vírica. La organización mundial de la salud (OMS) afirma que la única manera de controlar o prevenir la transmisión del virus del dengue consiste en luchar contra los mosquitos vectores. Deisy Isabel Suazo Madariaga, Epidemióloga sampedrana explica cómo afrontar esta enfermedad que tiene a San Pedro Sula con un alto índice de padecimientos de esta enfermedad.

Buen Amigo: ¿El dengue es solo un problema del sistema de salud?

Doctora Deisy Isabel Suazo Maradiaga: No, el dengue se considera como un problema social ya que hay múltiples factores de riesgo para que ocurra la enfermedad.

BA: ¿Puede el dengue poner en riesgo la vida de quien la padece?

DISM: Si, cuando se presentan complicaciones y no se maneja adecuadamente.

BA: ¿Cómo saber si tengo dengue?

DISM: Es un cuadro que tiende a confundirse con  otros procesos infecciosos que causan fiebre, lesiones en piel (rash), mal estar general por eso es importante acudir a un establecimiento de salud para ser evaluado por un personal capacitado.

BA: ¿Es necesario la hospitalización?

DISM: No todos los casos ameritan hospitalización, pero si se trata de un dengue con signos de alarma o dengue grave debe ser manejado en el hospital.

BA: ¿Cuáles son las formas de prevenir el dengue?

DISM: La mejor forma es evitar la formación de criaderos, si no hay vector no hay dengue.

BA: ¿A qué se  le llama vector y cuál es el vector del dengue?

DISM: Vector es el medio a través del cual se transmite el virus de una persona enferma a una persona sana. El vector es el Aedes Aegypti y el Aedes Albopictus.

BA: ¿Cómo se puede combatir este vector?

DISM: La forma más efectiva es evitando la proliferación mediante la eliminación de los criaderos con los operativos de limpieza.

BA: ¿De qué otra forma se puede eliminar?

DISM: Con la aplicación de sustancias químicas conocidas como larvicida  ejemplo abate y  sustancias biológicas como el BTI. Además existen sustancias químicas que combaten la forma adulta del vector cómo es la Deltametrina.

BA: ¿Cuáles son algunos síntomas del dengue?

DISM: Fiebre alta, dolores musculares, fuerte dolor de cabeza, dolor detrás de los ojos, sangrado en algunas ocasiones.

BA: ¿Qué medidas debe tomar una persona enferma de dengue?

DISM: Descansar en casa hasta recuperarse, utilizar repelente y mosquiteros para evitar ser picados por otro zancudo y así prevenir infectar a otras personas, tomar agua, jugos, sopas y otros; tomar acetaminofén como lo indique el doctor, no se debe tomar aspirina.

 

La familia tiene mucha importancia para que los jóvenes decidan por su vocación, en este mes de las vocaciones el padre Saulo David Zelaya nos cuenta su experiencia para poder llegar a ser sacerdote de nuestra diócesis de San Pedro Sula.

Buen Amigo: ¿Cómo nació su vocación?

Saulo David Zelaya: Mi vocación es el don recibido de Dios y transmitidos por mi familia. Podría decir que nace desde niño, cuando mis padres me enseñaron el amor a Dios y se concretizó con mi respuesta a los 23 años. A esa edad Dios me llamó para ser sacerdote. Para ser su testigo entre los hombres.

BA: ¿Donde realizó su experiencia pastoral?

SDZ: En la parroquia San Juan Bautista de Río Lindo, municipio de San Francisco Río, Lindo Cortés. Desde, enero del 2018 a enero 2019. Con el párroco Padre Reyes Adonis Sáenz.

BA: ¿Qué experiencia le dejo ese servicio pastoral?

SDZ: Dios siempre va mostrando a sus hijos su misericordia y yo he sido testigo. Acercarse a los hermanos y darse cuenta que Dios está allí es haber despertado el sentido de ser discípulo de Jesús. Un contemplar a Dios entre los hermanos. Los hermanos son nuestros maestros, nos enseñan cómo debemos ser los pastores y como no debemos ser. Ellos esperan siempre ver en nosotros un enamorado de Dios y eso tratamos de transmitir a pesar de nuestras limitaciones humanas.

BA: ¿Cómo fue su caminar hasta llegar al seminario y a la vida sacerdotal?

SDZ: Vengo de una familia muy comprometida, junto a ellos tuve mi primera cercanía al Señor, ayudado de otros hermanos y hermanas religiosas. Algunos sacerdotes me ayudaron a ver más claro el panorama de la vocación. Llegué al seminario con muchas expectativas e interrogantes que se fueron aclarando en el camino. Ahora vivo mis primeros meses de presbítero confiado que el Señor lleva adelante está edificación de las cuales soy simple instrumento.

BA: ¿Cuando y donde realizó su primera misa?

SDZ: Mi primera misa fue el mismo día de mi ordenación presbiteral, 22 de junio 2019 en la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe donde nació mi vocación.

BA:¿A qué parroquia fue asignado?

SDZ: Estoy asignado a la parroquia Medalla Milagrosa, sector López Arellano donde el párroco es el padre Luis Carrasco.

BA: ¿Su mensaje para los jóvenes que quieren servir a Cristo a través de la vida sacerdotal?

SDZ: Creo que el primer paso es la escucha de la voz de Jesucristo que nos invita a seguir sus pasos. La otra es responder a quien es la razón de toda nuestra existencia. Responder al llamado de Dios es un acto de gratitud a aquel que ha dado la vida por mí. Jóvenes seamos agradecidos lo que somos y tenemos no es nuestro, le pertenece al Señor, por lo tanto devolvámoselo poniéndonos al servicio de El a través de nuestros hermanos.

La Pastoral Juvenil Diocesana celebró a lo grande en cada comunidad juvenil, el mes de la juventud compartiendo el lema “Soy Joven y Anuncio el Evangelio de la Vida”. El mes de junio estuvo cargado de diferentes actividades: En el área musical, cultural, espiritual y con nuevas ideas y diferentes eventos promovidos por los jóvenes. La coordinadora diocesana de pastoral juvenil Beira Castro comparte estas actividades.

Buen Amigo: ¿Qué temas se desarrollaron en el mes de la juventud?

Beira Castro: El lema principal fue el lema “Soy  Joven y Anuncio el Evangelio de la Vida”. Los jóvenes de las comunidades semanalmente compartieron los temas: Oye, ¿quiénes somos?, pero ¿quién nos llama?, ¿a dónde nos envía?, misión: soy joven y anuncio el evangelio de la vida, jóvenes con raíces, lo hicieron con libertad etc. manejados con diferentes metodologías en sus grupos.

BA: ¿Cuál fue el objetivo de cada mensaje semanal?

BC: Invitamos a los jóvenes a iniciar un viaje que los llevará a redescubrirse como “el ahora de Dios”, como aquellos que comienzan a tomar distintas responsabilidades participando con los adultos en el desarrollo de la familia, de la sociedad y de la Iglesia. A que Identificaran la misión que pide Jesús a sus jóvenes amigos, saber descubrir la misión que se ofrece a todo joven enamorado de Cristo, dando testimonio con la propia vida. Tratamos de propiciar en los jóvenes la necesidad de llevar a otros el Evangelio que quiere dar vida y vida en abundancia, una misión acompañada de alegría, entrega, disponibilidad, solidaridad y fiesta.

BA: ¿Se alcanzaron los objetivos?

B C: Como decía la frase de la oración oficial del mes de la juventud 2019,  “en este mes de la juventud, ayúdanos a ser capaces de discernir tu voz que nos invita a tener corazones abiertos a los grandes sueños y ver por el hermano” deseamos que estas frases se hayan hecho realidad en la juventud de la diócesis, pero si no fuesen los objetivos cubiertos, seguiremos adelante, porque lo que se aprende no se olvida y creo que lucharemos por ponerlo en práctica.

BA: ¿También el Santo Rosario formo parte del mes de la juventud?

BC: Si, porque nuestro deseo es presentar de esta  manera a Jesús, a través del Santo Rosario, con el lema “María, Joven que Anuncia el Evangelio de la Vida”. Aunque el mundo joven globalizado, relativista y consumista de hoy, te hace creer que no es necesario rezar, permanecer lleno de amor, paz y alegría, nosotros sabemos que eso es esencial para la juventud.

BA: ¿Qué actividades llevaron a cabo los grupos juveniles?

  1. Se inició con el Domingo Diocesano de la Juvenil, con la santa misa y en el atrio de la catedral actos culturales representados por los jóvenes, además se realizaron vigilias juveniles, festivales, recitales, el famoso Canta Alaba, conciertos y diferentes eventos con la creatividad de los jóvenes, además la participación de la pastoral juvenil en el programa Amigos de Radio Lu, en su segmento Jóvenes en Acción.

 

El Padre Edil Noé Guevara Hernández, es uno de los cuatro sacerdotes recién ordenados en la Diócesis de San Pedro Sula. Su parroquia de origen es la catedral San Pedro Apóstol. Nació en la comunidad de los Tablones, San Francisco, departamento de Lempira, el 12 de abril de 1986. Sus padres son Orlando Guevara y Rosa Hernández. El padre Edil comparte su experiencia para poder llegar a ser sacerdote.

BUEN AMIGO: ¿Cómo nació su vocación?

PADRE EDIL NOÉ GUEVARA HERNÁNDEZ: Fue una inquietud que surgió a partir del encuentro con Jesucristo por medio de la Eucaristía,  pero también a través de varios acontecimientos con personas, grupos eclesiales y sacerdotes.

BA: ¿Dónde realizó su  experiencia pastoral?

PENGH: Inicié en la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Yojoa Cortés, pero el mayor tiempo estuve en la parroquia San Juan Bautista de Río Lindo Cortés, colaborando además en la parroquia San Antonio de Padua, en San Antonio Cortés.

BA: ¿Cuéntenos un poco sobre cómo vivió y que experiencia le dejo ese servicio pastoral?

PENGH: Fue una experiencia extraordinarias, donde compartimos y convivimos con los fieles, realizando visitas constantes a las comunidades y desarrollando una gran cantidad de actividades en la parroquia donde se nos permitía el acompañamiento en el Señor Jesús. En fin fue un gran trabajo que dejaba buen sabor en la gente que esta sedienta de Dios.

BA: ¿Cómo fue su caminar hasta llegar a seminario y a la visa sacerdotal?

PENGH: Fue muy significativo, con muchas inquietudes, esperanzas y alegrías que daban felicidad. Además fue una aventura que siempre anhele desde que decidí seguir y servir a Dios por medio del sacerdocio.

BA: ¿Cuándo y donde realizó su primera misa?

PENGH: El domingo 23 de junio en la parroquia San Pedro Apóstol, catedral.

BA: ¿A qué parroquia fue asignado?

PENGH: A la parroquia La Exaltación de la Santa Cruz, Baracoa, Cortés.

BA: ¿Su mensaje a para los jóvenes que quieren servir a Cristo a través de la vida sacerdotal?

PENGH: ¡Jóvenes ¡ escuchen la voz de Dios en el corazón, que les llama a ser instrumentos del amor y de la salvación de Dios en el mundo. Cristo les necesita. No se dejen vencer por el miedo. El señor les llama para que le sigan, “vengan y lo verán” dice el Señor. Ánimo y adelante. A servir con amor. Bendiciones.

El 22 de junio fueron ordenados cuatro nuevos sacerdotes para la diócesis de San Pedro Sula, uno de ellos es el padre Juan José Brizuela. Nos comparte sus vivencia en este caminar en busca de cumplir su vocación sacerdotal.

Buen Amigo: ¿Cómo nació su vocación? 

Padre Juan José Brizuela: Desde niño sentí esa inquietud vocacional y mis padres Josefa Alvarado y José Dolores Brizuela primeramente fueron los que me motivaron a seguir esta vocación, también algunos sacerdotes como el padre Carmelo (Q.D.D.G) de la parroquia Santiago Apóstol de Cuyamel. Mi vocación fue creciendo y me fui motivando al ver la necesidad de sacerdotes, pues solo teníamos Eucaristía una vez al mes. Y eso me motivo para decidirme seguir a Jesucristo, desde el camino sacerdotal.

BA: ¿Donde realizó su experiencia pastoral?

PJJB: Mi experiencia pastoral para preparación del Diaconado la realice en el 2018 en la parroquia San Juan Bautista de Río Lindo, acompañado del Padre Adonis Sáenz. El mismo año fui ordenado Diacono, el 8 de diciembre.

BA: ¿Cuéntenos un poco sobre cómo vivió y que experiencia dejo ese servicio pastoral?

PJJB: Fue una experiencia muy enriquecedora, en la misma parroquia pero la experiencia que me dejo y marco en mi vida fue el visitar y compartir con las comunidades, donde realizábamos visitas a las comunidades desde el día martes a regresar el miércoles a la casa parroquial.

BA: ¿Cómo fue su caminar hasta llegar al seminario y a la vida sacerdotal?

PJJB: Mi caminar hasta llegar al seminario no fue fácil, llegue el año 2007 al seminario menor donde realice mis estudios de bachillerato en el instituto San Vicente de Paúl, fue una etapa difícil porque yo venía de un colegio de modalidad a distancia y en este nuevo colegio las exigencia académica era superiores, pero gracias a Dios me pude acoplar al nueva institución para llegar al Sacerdocio. En el transcurso del camino se encontré momentos difíciles, pero cuando Dios habla y lo elige es difícil vera hacia atrás.

BA: ¿Cuándo y donde realizó su primera misa?

PJJB: Realice mi primera misa el mismo día sábado 22 de Junio a las 7:00 p.m. en la comunidad de Cortesito, pertenece a la parroquia Santiago Apóstol de Cuyamel lugar donde nací y las personas me vieron caminar mis primeros año. 

BA: ¿A qué parroquia fue asignado?

PJJB: Estoy asignado en la parroquia San Pedro y San Pablo de la col. Planeta.

BA: ¿Su mensaje para los jóvenes que quieren servir a Cristo a través de la vida sacerdotal?

PJJB: En primer lugar no tengan miedo de arriesgarse de poder dar los primeros pasos en el seguimiento del Señor Jesús porque el camino de seguir al Señor es maravilloso y que si tienen un sueño no se den por vencidos luchen por lo que quieren… a vencer todo obstáculo de la mano del Señor. Yo si volviera a nacer volvería a tomar el mismo camino sabiendo que en el camino encontrare dificultades pero lo que viene de Dios cuesta pero vale la pena… Bendiciones a todos.

José Noel Ortiz Pineda, es originario de Santa Bárbara, a sus 28 años de edad fue ordenó sacerdote diocesano por monseñor Ángel Garachana. El padre José Noel nos cuenta sus vivencias para recibir este regalo en su vida.

Buen Amigo: ¿Cómo nació su vocación?

José Noel Ortiz Pineda: Mi vocación nace en la parroquia San Ramón Nonato de Villanueva,  comunidad María Auxiliadora. Desde pequeño pertenecía a la parroquia Guadalupe, los Misioneros Claretianos visitaban mi casa y así fue naciendo en mí el deseo de ser sacerdote como ellos. En la adolescencia conocí a la hermana  Rosa Beltrán quien me inculcó el valor de servir a los demás y a los más necesitados.

BA: ¿Cuéntenos de su familia y donde realizó sus estudios?

JNOP: Nací en Santa Bárbara el 19 julio 1990, mis padres son María de Jesús Pineda y José Roberto Ortiz, tengo 4 hermanos: Erika Ortiz, Edwin Pineda, Reyna Ortiz y Eduardo Ortiz. Mi sacramento del Bautismo fue en la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe de San Pedro Sula y mi confirmación en la parroquia San Ramón Nonato, Villanueva, Cortés.

Estudie la primaria en la escuela Francisco Morazán de Brisas del Plan, San Manuel, la secundaria en el Instituto Unión y Esfuerzo, Villanueva, Cortés y mis estudios superiores de Licenciado  en Filosofía y Teología por el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa.

BA: ¿Dónde realizó su experiencia pastoral?

JNOP: En la parroquia San Juan Bautista de Río Lindo, Cortés,  mi trabajo pastoral fue con el grupo juvenil, catequesis y pastoral educativa, apoyando el programa JAPAI. La experiencia fue grande ya que ese año monseñor  Ángel decidió que los cuatro egresados del seminario mayor de Nuestra Señora de Suyapa hiciéramos una experiencia de comunidad juntos. Fue algo muy especial en mi vida, compartir ese tiempo con mis compañeros que pronto seriamos sacerdotes.

BA: ¿Cómo fue su caminar hasta llegar al seminario y a la vida sacerdotal?

JNOP: Mi caminar fue marcado por signos, llamado por parte de Dios y mi respuesta humanamente infinita. Dios que me invita a subir a la barca de Pedro desde el ministerio presbiteral, para servir a los hermanos en la comunidad parroquial.

 BA: ¿Cuando y donde realizó su primera misa?

JNOP: Mi primera Misa fue en La Comunidad María Auxiliadora de Brisas del Plan, en calor de familia, hermanos y amigos.

BA: ¿A qué parroquia fue asignado?

JNOP: A la parroquia Nuestra Señora de Lourdes donde voy aprendiendo a ser Pastor para guiar el rebaño hermanos y amigos.

BA: ¿Su mensaje para los jóvenes que quieren servir a Cristo a través de la vida sacerdotal?

JNOP: Que no se dejen llevar por los espejismos que este mundo ofrece, Dios no se queda con nada, multiplica al ciento por uno en bendiciones si decides seguirle y entregarle tu vida. Las palabras de San Juan Pablo II: “Joven No le tengas miedo al desafío, tenerle miedo a una vida sin sentido”.