19
Mié, Sep

“Calidad de vida de los pueblos originarios de Honduras”

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Universidad Católica de Honduras (UNICAH) realizó el simposio “Calidad de vida de los pueblos originarios de Honduras”, el pasado viernes 27 de mayo. Dicho evento se llevó a cabo en el Centro Social Hondureño Árabe, al que asistieron estudiantes de la carrera de Medicina e invitados especiales.

El objetivo principal de este simposio es construir una línea base de indicadores socio-económicos y de salud en los pueblos originarios del país para la medición de los avances en pro de la construcción de una mejor calidad de vida y erradicación de la pobreza extrema.

El pueblo Lenca muestra una situación generalizada de las etnias en Honduras, en cuanto a la fragilidad en el acceso a los servicios de salud, escasez de ingresos económicos, bajos índices de educación y desarrollo integral, coadyuvando la precariedad de calidad de vida de los pueblos originarios en nuestro país.

La Representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Honduras, María Julia Cárdenas Barrios, manifestó que “hasta ahora la pobreza y extrema pobreza se encuentran en la realidad de nuestros pueblos y constituye el mayor holocausto vivido, como consecuencia de la invasión, la época de la colonia y el colonialismo de actualidad; además como producto de esta realidad se vincula la pobreza como una característica de los pueblos Indígenas, lo cual influye negativamente en materia de definición de políticas públicas.
Nuestros pueblos indígenas están sobreviviendo al borde del etnocidio, aunque a la vez se está demostrado que la identidad cultural ha sido inquebrantable y que, hoy por hoy, constituye el pilar fundamental de la sobre vivencia cultural, así como de los avances hacia el desarrollo. El estudio constata que en nuestros pueblos hay discriminación política económica y sociocultural, pero también tiene las capacidades y derechos vigentes que amparan nuestra acción para la proyección del desarrollo propio.”

Además, en su participación explicó que “la identidad cultural de nuestros pueblos, es un elemento de singular importancia para la proyección del desarrollo humano, entendiendo que la separación cultural y el abandono de la vida comunitaria, genera un etnocidio que rompe con la felicidad y actúa en detrimento de la calidad de vida de un indígena.
Hasta ahora hemos comprobado que nietos y principalmente bisnietos de indígenas que dejaron la comunidad para emigrar a centros urbanos y que se encuentran en una posición económica optima en la actualidad, han iniciado a cuestionarse sobre sus orígenes y sus raíces culturales, principalmente porque el círculo social en el que se desenvuelven no les ha permitido un estatus social dentro del mismo. Esta situación indica que a pesar de la satisfacción económica, la perdida de la identidad repercute en la calidad de vida de los indígenas.”

Entre los invitados especiales se contó también con la presencia de representantes de la Universidad Católica, autoridades de la alcaldía de San Pedro Sula, Javier Martínez, alcalde de Intibucá (lugar donde se realizaron la mayoría de estudios).

“Los estudiantes, antes de realizar esta ardua investigación, fuimos preparados por expertos en diferentes áreas como nutrición, psicología, odontología”, nos dijo Katherine Landaverde, estudiante de la carrera de medicina.