14
Mar, Ago

El sacerdote nicaragüense Augusto Gutierrez  hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que intervenga para evitar las masacres que están teniendo lugar y que han dejado más de 300 fallecidos en tres meses de revueltas y, entre lágrimas, pidió: “No nos dejen morir”.

El sacerdote Augusto Gutiérrez, párroco en el barrio de Monimbó, al sur de Masaya (Nicaragua) concedió una entrevista en la cadena COPE. Por las presiones del gobierno el sacerdote está escondido ya que ha recibido numerosas amenazas.

“Nos han amenazado de muerte porque nos dicen que somos cabecillas de esta situación, pero hemos dado la cara porque es injusto lo que el gobierno [de Daniel Ortega] está haciendo. Esto es un genocidio, porque no tiene otro nombre”, asegura el P. Augusto.

Entre lágrimas el sacerdote hace un llamamiento:  “No nos dejen morir. Por favor, intervengan, hagan algo”.  

El pasado martes 17 de julio fue atacado el barrio indígena de Monimbó en Nicaragua por paramilitares afines al presidente Daniel Ortega.

Según relata en la entrevista, los paramilitares llevaban 4 horas de ataque en Monimbó “con armamento militar pesado, están profanando las iglesias y destruyendo la vida”.

El barrio de Monimbó es de gente sencilla pero el sacerdote explica que “desde hace tres meses el gobierno se ha ensañado contra la población de todo Nicaragua, también de Monimbó, que se ha mantenido con gran valentía. Pero ahora nos están matando”.

El sacerdote rompe a llorar por la difícil situación que afronta el país y el grave riesgo que supone ésta para su vida.

En relación con las declaraciones que el Arzobispo de Managua, el Cardenal Leopoldo Brenes, realizó en otra entrevista a la cadena Cope, el P. Augusto aseguró que “apoya todo lo que la Iglesia y los Obispos dicen. Pero ellos [el gobierno de Ortega] ya no quiere entrar en razón, por eso tiene que haber un apoyo internacional que intervenga y salve al pueblo”.

“Esto no es guerra, porque la gente se defiende con lo que puede, con barricadas, con piedras, mortero de artesanías. Ellos [el gobierno] están empecinados en celebrar el 19 de julio sobre la sangre del pueblo. Y no pueden seguir gobernando sobre los muertos y mandando matar”, declaró.

Además aseguró que toda Nicaragua se encuentra en “una situación de emergencia” y explicó que recientemente se aprobó una ley “antiterrorista” por la que “todos los que apoyen a los muchachos que están en los tranques o que según ellos [el gobierno] colabore contra el gobierno, lo van a enjuiciar”.

Fuente ACIPRENSA

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) lanzó una campaña mundial de oración por Nicaragua, a la que las personas pueden sumarte a través de internet.

En su sitio web, ACN indicó que Nicaragua “está viviendo su crisis más sangrienta desde los años 80”.

En los últimos tres meses, las manifestaciones ciudadanas de crítica contra el gobierno del presidente Daniel Ortega han sido reprimidas con violencia. Se estima en cerca de 300 los muertos en este periodo.

Grupos paramilitares han atacado a la sociedad e incluso a obispos y sacerdotes en Nicaragua.

El 15 de julio, paramilitares atacaron a balazos un vehículo en el que viajaba el Obispo de Estelí, Mons. Abelardo Mata, cuando regresaba de celebrar una Misa.

El obispo sobrevivió tras resguardarse en una casa cercana junto al conductor.

ACN recordó que el Gobierno nicaragüense “ha pedido a la Iglesia que sea mediadora. La Iglesia se ha vuelto la institución más creíble para el pueblo nicaragüense, mientras el Gobierno ha desatado una guerra mediática para atacar, calumniar y amenazar de muerte a sacerdotes y obispos”.

“El Papa Francisco nos pide oración ‘por el amado pueblo de Nicaragua’ y manifiesta su deseo de unirse a ‘los esfuerzos de los obispos en su rol de mediación para el diálogo, en el camino a la democracia’”.

“Nos sentimos especialmente orgullosos de la Iglesia en Nicaragua y queremos seguir apoyándola, como llevamos haciendo desde hace años”, señaló la fundación pontificia.

“Tus oraciones tienen un valor infinito”, aseguró ACN; al tiempo invitó a “contribuir y mostrar tu apoyo encendiendo simbólicamente una vela para unirte a esta campaña de oración.

Fuente ACIPRENSA

La Comisión Nacional de Pastoral Penitenciaria realizó su primera reunión del año los días 12 y 13 de febrero en San Pedro Sula. Los coordinadores de la pastoral a nivel nacional fueron recibidos por Zobeida Mendoza y Monseñor Ángel Garachana responsable de la pastoral penitenciaria.
El Centro de Capacitación San Pedro, fue la sede de las reuniones que se tuvieron con la finalidad de organizar el plan de trabajo para el 2018. Zobeida Mendoza dio las palabras de bienvenida. Luego de la oración Mons. Ángel impartió el tema formativo, “El l mensaje del Papa en la Cuaresma”, aplicado a la pastoral penitenciaria sobre que le dice a los agente de pastoral y a los privados de libertad.
Monseñor reflexionó además sobre el cierre de los centros penales, el traspaso de los privados de libertad y las cárceles de máxima seguridad. “La finalidad es que todos conozcan cómo están las cárceles del país, para tratar problemas e insistir ante las autoridades del estado sobre la necesidad de un sistema penitenciario que realmente ayude a rehabilitar a las personas”.
Representantes del Comité Nacional de Prevención (CONAPREV) dieron una interesante capacitación sobre las leyes del sistema Nacional Penitenciario, las modificaciones al reglamento de visitas de familiares a los privados de libertad entre otros.
Zobeida Mendoza, de la Pastoral penitenciaria de la diócesis de San Pedro Sula dijo que dicha pastoral está dando seguimiento a todas las cuestiones de tipo legal y humano de los privados de libertad que han sido trasladados a otros centros.

Centro de reinserción

En un terreno donado por el obispado, se inició el año pasado la construcción del centro. Esta será una casa de reinserción social para todos los ex privados de libertad donde ellos pueden aprovechar sus destrezas y habilidades y ponerlas al servicio de la comunidad explicó Zobeida.

 

Se llevó a cabo la primera reunión anual de las diferentes Comisiones Diocesanas, en presencia de monseñor Ángel Garachana, con el propósito de revisar y llevar a cumplimiento las líneas y estrategias planificadas para este año.
Asistieron representantes de las 17 comisiones y varios sacerdotes de las diferentes zonas.
La agenda de trabajo se dividió en tres momentos: el primero, fue la mirada a la pastoral desde las comisiones diocesanas; el segundo, la proyección de cómo debe ser el espíritu de cada comisión, esta se realizó con la participación de monseñor Ángel Garachana; y el tercero, consistió en un trabajo por comisiones.
El padre Enemecio Del Cid, vicario de Pastoral Diocesana, dijo que el propósito de esta actividad es la presentación de la mirada pastoral de todas las comisiones, motivar y revisar el trabajo que se está realizando. “Es sentir que somos una iglesia de comunión y participación. Como vicario me alegra el trabajo realizado. Es una estructura que facilita para evangelizar en el orden del Carisma de cada uno”.
Por su parte, monseñor agregó que las comisiones no son organizaciones civiles, sociales o políticas, sino una expresión de la Iglesia. “Su fundamento es teologal. Tiene una organización basada en la comunión, misión y espiritualidad”, concluyó.

Ante las numerosas y peligrosas revueltas que se suceden en Nicaragua y que por ahora han dejado más de 300 fallecidos, el Arzobispo de Managua explicó la importancia de la labor de mediación que la Iglesia está llevando a cabo y expresó su confianza de que el Señor los protege a pesar de las graves dificultades que el Señor.

El Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua (Nicaragua) explicó en una entrevista concedida a la cadena COPE, la situación que vive el país y el papel de mediación que la Iglesia intenta realizar a pesar de ser atacada por activistas cercanos al presidente Daniel Ortega.

Actualmente más de 300 personas han muerto en las protestas y revueltas. Además varios sacerdotes y obispos han sido atacados y se han profanado algunos templos.

Ante esta situación, el Cardenal Brenes aseguró que siguen adelante “con la fuerza que nos da el Señor” y subrayó que con los demás obispos sienten “la cercanía del pueblo católico, que están apoyándonos y apoyan la gestión que estamos haciendo en esta labor de diálogo”.

Por eso la Conferencia Episcopal de Nicaragua ha convocado un mes de oración. El Arzobispo de Managua explicó que serán unos días especialmente centrados en visitas al Santísimo, de ayuno, de consagración y de renovación de las promesas bautismales con el fin de “fortalecer el ánimo y la fe del pueblo”.

“Queremos como conferencia episcopal impulsar que sientan la cercanía del Señor y de Nuestra Madre en esos momentos tan difíciles que estamos viviendo”, aseguró el Cardenal Brenes.

El Cardenal Brenes explicó que semanalmente, durante todo este mes de oración, se llevará a cabo los jueves la exposición del Santísimo desde las 6 de la mañana hasta las 7 de la tarde; los viernes se dedicarán al ayuno y la penitencia; el sábado a la Virgen y el domingo, día del Señor, servirá para renovar las promesas bautismales.

“Cuatro días que semanalmente vamos a tener en comunión, una vivencia de Iglesia”, subrayó el Arzobispo, a lo que añadió el rezo del Santo Rosario cada día a las 9 p.m. porque “la oración es nuestra fortaleza”.

También está prevista una jornada de ayuno por la profanación de numerosas iglesias en Nicaragua, que tendrá lugar el próximo día 20 de julio.

Dijo que la comunidad católica está viviendo esta situación de revueltas “con mucha tensión, porque es humano ante la violencia, los disparos, la presencia de policía y paramilitares, siempre hay temor. Pero el pueblo católico lo vive con mucha confianza en el Señor y la seguridad de que Él nos protege”.

Preguntado sobre si realmente es posible el diálogo, el Arzobispo dijo que aunque parezca “difícil”, en los “momentos de conflicto y tensiones hay que poner esa gotita de confianza y de esperanza que es el diálogo”.

Además recordó que el Papa Francisco ha pedido hasta en tres ocasiones a la Iglesia en Nicaragua mantenerse en el diálogo.

El pasado 30 de junio, tras el consistorio de creación de nuevos cardenales que tuvo lugar en el Vaticano, el Arzobispo de Managua se reunió con el Papa Francisco. El Pontífice, afirmó, le animó a no dejar la vía del diálogo, “porque es la única vía y por eso como conferencia episcopal seguimos apostando al diálogo, aunque el camino es turbulento”.

Uno de los graves problemas a los que se enfrenta la sociedad nicaragüense tras estas revueltas es la fractura social que quedará luego de la pacificación.

“Creo que para los próximos años, la columna vertebral será la reconciliación, cuando termine este conflicto”, aseguró el Purpurado y destacó que “será un trabajo muy largo porque las heridas son muy difíciles de curar, por mucho trabajo que hagamos tendremos una gran lucha contra esta situación”.

Fuente: ACIPRENSA

Monseñor Ángel Garachana, nombró como Vicario de la parroquia San Pedro y San Pablo del sector Planeta, al padre José Ramón Gámez, quien fue presentado ante los feligreses el domingo anterior en la solemne eucaristía celebrada por el párroco Fredy Valdivieso.El padre Fredy agradeció a Mons. Ángel por el deseo de un acompañamiento pastoral en la parroquia San Pedro y San Pablo, “Es una buena noticia y de mucha alegría tener un compañero al lado para realizar el trabajo evangelizador” dijo el padre Fredy. El Vicario José Ramón expresó su entusiasmo y alegría de incorporarse al servicio pastoral con la ayuda del Señor.

Desde 1991, en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, del Barrio las Palmas, funciona la Pastoral de Mujer, organización que dirige desde esa fecha doña Otilia Vásquez, en compañía del actual párroco Matías García, Marta Gáleas y Sandra Orellana.
Doña Otilia Vásquez, recuerda que la pastoral nació viendo las necesidades de las mujeres en zonas marginadas. “Cuando salíamos a evangelizar fuimos descubriendo el abandono en que vivían muchas mujeres, sin que nadie le ofreciera una oportunidad para salir adelante, y fue así como la Pastoral de la Mujer surgió con el trabajo pastoral de la parroquia que en ese entonces dirigía el padre Roberto Coyne.
“En las evangelizaciones fuimos conociendo la realidad de vida de algunas mujeres de los sectores San José Cinco, La Unión, San Francisco y Las palmas entre otras. Vimos la necesidad de madres solteras que no eran auto sostenibles” explicó doña Otilia.
La Pastoral de la Mujer desde esa fecha imparte talleres de belleza y cosmetología, estilista profesional, corte y confección, sastrería, panadería y repostería y manualidades. “Actualmente nos sentimos satisfechas porque son muchas las mujeres que han aprendido estas carreras técnicas y hoy tienen su propio negocio dijo la coordinadora Otilia Vásquez.
Aquí las mujeres reciben capacitación técnica, aprenden a mercadear sus productos, reciben charlas de motivación personal y autoestima y sobre todo guía espiritual. Las clases se imparten por personal voluntario un día a la semana de 1:30 p.m. a 5:00 de la tarde.
Sandra Galeas instructora de los talleres de corte y confección desde el 2007, expresó sentirse muy contenta de enseñar un oficio a estas mujeres que tienen la necesidad de aprender como en algún momento la tuve yo, eso me impulsa a ofrecer mi trabajo voluntario todos los días.
“Es de mucha satisfacción brindar mi apoyo para que estas mujeres puedan ser auto sostenibles. Les ayudamos emocionalmente, espiritualmente y técnicamente” dijo Marta Orellana instructora del área de belleza.
Gladis Reyes, es una de las mujeres beneficiadas con este programa, cuando la despidieron de su trabajo no sabía qué hacer, llegó a la pastoral y aprendió manualidades, oficio que le dio trabajo para subsistir, luego emprendió de nuevo y decidió formarse en belleza y panadería. Actualmente tiene su propio negocio de decoraciones para bodas y colabora con la pastoral por las tardes. “Me siento muy contenta de haber aprendido estos talleres que me han enseñado a enfrentar la vida con otra mentalidad” manifestó Gladis Reyes.

Más artículos...

 

CECODI SPS AUDIOS