23
Dom, Sep

Cuaresma: Camino a la Conversión

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Al concluir la Asamblea Ordinaria de la Conferencia Episcopal, los Obispos de Honduras queremos compartir con el Pueblo de Dios el fruto de nuestra reflexión y, al mismo tiempo, exhortarles a vivir con renovada fidelidad al Señor el camino de la Cuaresma.
Siguiendo a Jesús en su camino hacia la Pascua, la Cuaresma nos ofrece la oportunidad de renovar nuestra mente y nuestras actitudes, guiados por los valores que llevaron a Jesús a culminar su Misión de ofrecer la Salvación a la humanidad entera.
Nos invita el Señor Jesús a convertirnos a la Verdad; él mismo vino al mundo para ser testigo de la Verdad, como lo afirmó ante Pilato añadiendo: “Todo el que pertenece a la verdad escucha mi voz” , (Jn 18,37). Conversión a la Verdad significa aceptar que sólo en el Señor está la verdad plena; aceptar que ninguno de nosotros la posee toda; y que también en los demás hay parte de la Verdad. Esta conversión nos lleva aceptar que es por medio del dialogo que podemos acceder a nuevos horizontes de entendimiento mutuo.
Cuaresma es camino de conversión a la Justicia social, por la que se va construyendo el Reino de Dios y que exige a la sociedad y al Estado luchar contra la corrupción y la impunidad y rechazar toda violación de los Derechos Humanos, principalmente del derecho de la vida. Nos unimos al reclamo del pueblo de Honduras por las más de 30 víctimas mortales en las manifestaciones de protesta causadas por la actual crisis política, que se suma justamente a tantos otros reclamos por la negligencia y falta de voluntad del sistema de Justicia del Estado en cumplir con sus obligaciones.
Cuaresma es, sobre todo, camino de conversión al amor de Caridad, que nos hace ver al prójimo como hermano, a amar a los enemigos y orar por los que nos persiguen, como nos dice Jesús en Mt6, 44. Conversión a la Caridad que nos hace solidarios con las necesidades de los pobres y el dolor de los familiares de todas las víctimas de la violencia. Caridad que nos convierte también en constructores de una nueva sociedad, porque “el amor es el que edifica”, (1 Cor 8,2). Y se trata de edificar un futuro donde la Caridad impida que crezca la maldad. O como lo dice Jesús, y el Papa Francisco lo recoge en su Mensaje de Cuaresma para este año: “Al crecer la maldad, se enfriara el amor en la mayoría “, (Mt 24,12).
Es una advertencia que debemos tomarnos muy en serio y que nos ha de llevar a responder las preguntas que nos hace el Papa Francisco: ¿Cómo se enfría en riesgo de apagarse en nosotros la Caridad? ¿Cuáles son las señales que nos indican que el amor corre el riesgo de apagarse en nosotros?”.
Entre los muchos y graves efectos que podemos reconocer cuando se enfría el amor, el Papa Francisco considera el de la crisis ecológica.
Por eso afirma en “Laudato sí”, número 217: “La crisis ecológica es un llamado a una conversión profunda interior”. Es decir, necesitamos también una conversión ecológica para salvar el planeta.

Por ello, el cuidado de la casa común será el tema prioritario a reflexionar en la vida pastoral de nuestra Iglesia durante este año.
Pedimos al Señor que el camino cuaresmal esté lleno de bendiciones y experiencias enriquecedoras y que las tradicionales practicas cuaresmales de la oración, el ayuno y limosna, nos sirvan no sólo para impedir que se enfrié nuestro amor, sino para encenderlo con el ardor que nos permite producir el fruto del Espíritu Santo , que es “ caridad,alegría,paz comprensión de los demás , bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de sí mismo”. (Gál 5,22-23a).
Que María, Nuestra Señora de Suyapa, que sigue encendiendo cada año el corazón enamorado de todos los que acuden como peregrinos a venerarla , nos acompañe también en el caminar cuaresmal, para saber estar, como ella, al pie de la Cruz cuando sea necesario.

 

CECODI SPS AUDIOS