18
Dom, Nov

El Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, evaluó la situación de los cristianos en Oriente Medio, en especial en Siria donde son víctimas de una dura persecución, con el Presidente Ruso Vladimir Putin en el encuentro que ambos mantuvieron el miércoles 23 de agosto.

En una entrevista concedida a la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede, el Secretario de Estado subrayó que una de las coincidencias existentes entre Rusia y la Santa Sede es “la preocupación por la situación de los cristianos, por la persecución contra los cristianos”. Preocupación que se extiende “a todos los grupos religiosos, y a todas las minorías, tratando de comprometer también a los musulmanes”.

El Cardenal destacó, el tono cordial y de respeto en que se desarrolló el encuentro: “fue un encuentro respetuoso en el cual hemos afrontado todos los temas queríamos abordar”, aseguró.

En la reunión con el Presidente Putin, el Cardenal Parolin también planteó otros asuntos como la situación en Ucrania o en Venezuela.

Según reveló el Cardenal en la entrevista, el mensaje que quiso transmitir al mandatario ruso fue que “Rusia, por su posición geográfica, por su historia, por su cultura, por su pasado, por su presente, tiene que jugar un importante papel en la comunidad internacional, en el mundo. Y, por lo tanto, tiene una gran responsabilidad en la búsqueda de la paz”.

“El país y sus líderes tienen una gran responsabilidad en la construcción de la paz y deben esforzarse realmente para situar los intereses superiores de la paz por encima de todos los demás intereses”, señaló.

El Cardenal Pietro Parolin, que acaba de regresar a Roma tras un viaje a Rusia que comenzó el lunes 21 de agosto, hizo un balance positivo de sus reuniones con los líderes civiles y religiosos del país eslavo. “Creo que el balance de este viaje sustancialmente positivo y, por lo tanto, mis sentimientos son de agradecimiento al Señor por haberme acompañado durante estos días”. Han sido “encuentros significativos, encuentros constructivos”.

En el viaje, el Secretario de Estado del Vaticano también se reunió con representantes de la comunidad católica. “Ha sido posible conocer un poco más de cerca la realidad, la vida, de la comunidad católica en Rusia, sus alegrías, sus esperanzas, pero también sus desafíos y las dificultades que se encuentran y que deben afrontar. Estos problemas los hemos podido transmitir a la autoridad”.

En concreto, citó uno de dichos problemas: “la restitución de algunas iglesias que fueron confiscadas en tiempos del régimen comunista y que todavía no han sido devueltas para dar respuesta a la necesidad de la comunidad católica de tener lugares de culto adecuados”.

Preguntado sobre la conversación con el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kirill, resaltó la emoción de los interlocutores ortodoxos por la presencia de las reliquias de San Nicolás de Bari en Moscú y en San Petersburgo, presencia que generó “un fuerte impacto en la religiosidad y en la fe del pueblo”.

Sin embargo, no todo han sido palabras complacientes. También se han tocado asuntos polémicos, aunque siempre con un tono positivo y constructivo. “Se trata de explorar vías para afrontar y tratar de solucionar los problemas”, explicó.

Fuente: Aciprensa

Mediante un telegrama, el Papa Francisco expresó “su más profundo pesar por las víctimas que han perdido la vida” en el atentado terrorista cometido el jueves 17 de agosto en la ciudad de Barcelona y ofreció “sufragios por su eterno descanso”.

En el telegrama, enviado al Arzobispo de Barcelona, Cardenal Juan José Omella, por el Secretario de Estado, Cardenal Pietro Parolin, el Santo Padre define de “cruel atentado terrorista” y de “acción inhumana” el ataque reivindicado por el Estado Islámico y que ha ocasionado 14 muertos y más de 100 heridos.

El Cardenal Parolin indicó en el telegrama que el Pontífice, “en estos momentos de tristeza y dolor, quiere hacer llegar también su apoyo y cercanía a los numerosos heridos, a sus familias y a toda la sociedad catalana y española”.

“El Santo Padre condena una vez más la violencia ciega, que es una ofensa gravísima al Creador, y eleva su oración al Altísimo para que nos ayude a seguir trabajando con determinación por la paz y la concordia en el mundo”, concluye el telegrama enviado por el Secretario de Estado de Su Santidad.

Fuente:ACIPRENSA

El Papa Francisco ha expresado su condena y condolencias por el ataque perpetrado en la iglesia católica de Saint Philip de Ozubulu (nigeria), el domingo 6 de agosto y en el que murieron 8 personas y otras 18 fueron heridas.

A través del Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, el Pontífice asegura sentirse “profundamente entristecido al enterarse de la pérdida de vidas y heridos a raíz del violento ataque en la Iglesia Católica de San Felipe, Ozubulu”.

“Su Santidad el Papa Francisco extiende sus más sentidas condolencias a todos los fieles de la diócesis De Nnewi, en particular las familias de los fallecidos y a todos los afectados por esta tragedia. Para toda la diócesis, Su Santidad invoca voluntariamente las bendiciones divinas de consolación y fortaleza”. 

Aunque en un primer momento se habló de un ataque terrorista, ahora las autoridades del país creen que tuvo que ver con el tráfico de drogas y la criminalidad en general.

El párroco de la iglesia, P. Jude Onwuaso, no sufrió ningún daño y ha manifestado a los medios locales que “un hombre desocnocido entró en la iglesia, disparó a un hombre, antes de golpear indiscriminadamente a los otros fieles”.

La dióces de Nnewi, a la que pertenece la iglesia, ha condenado el ataquer: “¿A qué puede llevar abrir fuego sobre fieles inocentes, entre ellos niños y mujeres, el domingo por la mañana?”.

La diócesis ha invitado a “no desanimarse y a no dejar de practicar la fe”. Por su parte, la Asociación cristiana de Nigeria (CAN) condenó también el ataque pidiendo a las auroridades que lleven ante la justicia a los culpables de ataque.

El presidente del país, Muhammadu Buhari lo definió como “un crimen contra la humanidad y un innombrable sacrilegio”. 

Según la tradición de la Iglesia, la Cruz de Caravaca es un “lignum crucis” o fragmento de la Vera Cruz, un trozo de madera y reliquia de primer orden perteneciente al madero en el que fue crucificado Jesucristo y encontrado por Santa Elena.

La ciudad de Caravaca de la Cruz, en Murcia (España), celebra desde el 8 de enero de 2017 un Año Jubilar. La ciudad recibió el 9 de enero de 1998 la concesión, por parte de la Santa Sede, de la celebración de un Año Jubilar a Perpetuidad cada siete años en torno a la devoción a la Vera Cruz.

El P. Pedro Ballester Lorca, capellán de la Real Basílica-Santuario de la Vera Cruz de Caravaca (España), explicó en un escrito publicado por la Universidad Católica de Murcia, que esta reliquia es conservada al interior del templo en un relicario en forma de cruz de doble brazo horizontal y uno vertical.

“La importancia del símbolo no reside en la teca-estuche como erróneamente cree alguna gente, sino en la reliquia contenida en el interior. Es una cruz oriental, patriarcal y pectoral que, según la tradición histórica, perteneció al patriarca Roberto, primer obispo de Jerusalén (año 1099). Ciento treinta años más tarde el patriarca, sucesor de Roberto, fue el protagonista que portaba la reliquia, la cual dos años más tarde estaba en Caravaca”, señaló el presbítero

No obstante, la reliquia había sido descubierta en el siglo IV por Santa Elena, madre del emperador Constantino, y de esta se hicieron tres partes, “siendo entregada la primera al patriarca de Jerusalén y traídas las dos restantes a Constantinopla y Roma”, indicó el P. Ballester.

Tradición de la aparición

La devoción a esta reliquia se remonta al siglo XIII y vincula los trozos de madera sagradas a dos órdenes religiosas de la tradición del Temple (Caballeros Templarios) y de Santiago, sucesivos titulares del castillo donde se ubica el templo.

La autenticidad de los restos de madera gozan de comprobación suficiente como para que la Iglesia les concediese en el siglo XVIII el culto de latría (adoración a Dios).

Según la tradición, el 3 de mayo del año 1231, la ciudad de Caravaca se encontraba en medio del territorio de dominación musulmana y una cruz de doble brazo, la Santa y Vera Cruz, bajó del cielo llevada por unos ángeles para que un sacerdote, P. Ginés Pérez de Chirinos, preso por el rey musulmán Ceyt-Abuceyt, pudiera celebrar Misa.

“En ese preciso instante, por la ventana de la estancia, entraron dos ángeles del cielo portando el lignum crucis que colocaron en el altar. El sacerdote recibió la Sagrada Cruz de manos de los ángeles ante la sorpresa de la corte del sayid y continuó la celebración”, narró el P. Ballester.

Este gran milagro hizo que el monarca y sus ejércitos se convirtieran al cristianismo. Tras ese milagro comenzó el culto cristiano en la zona, fronteriza con el reino islámico de Granada, que fue el último en caer y con el que en 1492 terminó la dominación musulmana en la península ibérica.

Según el capellán, la devoción a la Cruz de Caravaca no está “fundamentada solamente por la tradición particular de un pueblo, ni con origen ni trayectoria dudosa, desconectada, marginal y costumbrista, sino integrada histórica, litúrgica y devocionalmente en la comunidad cristiana y eclesial”.

Caravaca fue designada ciudad santa por San Juan Pablo II quien le concedió este título por haber sido el escenario del gran milagro.

Fuente: Aciprensa

El Arzobispo Silvano Tomasi, ex Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU en Ginebra (Suiza), exhortó a Estados Unidos y Corea del Norte evitar una posible guerra a través del diálogo y la negociación.

El Prelado hizo este llamado ante el aumento de la tensión entre los dos países, generada por los discursos bélicos del líder norcoreano Kim Jong-un y del Presidente estadounidense Donald Trump.

Corea del Norte anunció que lanzaría cuatro misiles Hwasong-12 que cruzarían el cielo de Japón y caerían a unos 30 o 40 kilómetros de la pequeña isla de Guam, que pertenece a Estados Unidos.

Ante ello, Trump aseguró que Estados Unidos estaba listo para responder las amenazas. Este viernes 11 de agosto, a través de su cuenta de Twitter afirmó que "las soluciones militares están completamente preparadas, listas para el combate, por si Corea del Norte actúa de forma imprudente. Espero que Kim Jong-un encuentre otro camino".

En medio de este clima, el Arzobispo lamentó que la actual crisis muestre cómo las relaciones internacionales pueden romperse fácilmente.

Mons. Tomasi recordó que el Papa Francisco ha insistido constantemente en que "el camino a seguir es el diálogo" e incluir a todos en las negociaciones, en busca del bien común.

El "camino del conflicto siempre es un camino equivocado", advirtió en declaraciones difundidas el miércoles por Radio Vaticana.

Mons. Tomasi también dijo que en vez de construir muros, se debe buscar que las sociedades mejoren la calidad de vida de los pueblos.

“Necesitamos cambiar la cultura pública", dijo el Prelado, e indicó que "el camino a seguir no es el de tener la última tecnología militar, sino de tener un enfoque de inclusión" y la construcción del bien común de la humanidad.

En ese sentido, recordó que la posición de la Santa Sede sobre el uso y posesión de armas atómicas ha sido bien definida y por tanto apoya una nueva convención de la ONU que prohíba tales armas.

Si bien algunos pueden considerarla "una medida idealista", señaló, "123 países votaron a favor", mostrando un deseo y una expectativa de que las crisis no se aborden a través de la amenaza de la fuerza, sino a través de medios más pacíficos ligados al desarrollo.

Guam está a más de 3.000 kilómetros al sureste de Corea del Norte, alberga a unas 163 mil personas y una instalación de la Armada de Estados Unidos.

Fuente:Aciprensa

 “En el oratorio rendimos a Dios el homenaje de la adoración, en el hospital le encontramos personalmente", solía decir San Cayetano, patrono del pan y del trabajo, cuya fiesta se celebra cada 7 de agosto.

San Cayetano nació en Vicenza (Italia) en 1480. Estudió en la Universidad de Padua, distinguiéndose en la teología y doctorándose en derecho civil y canónico.

Su inquietud vocacional lo llevó a Roma, donde al poco tiempo fue nombrado secretario del Papa Julio II. A la muerte del Pontífice quiso prepararse para el sacerdocio y es ordenado en 1516, a los 36 años.

Fundó en Roma la “Cofradía del Amor Divino”, asociación de clérigos que promovía la gloria de Dios. Luego ingresó en el Oratorio de San Jerónimo que seguía la misma línea de la obra que había fundado, pero que incluía además a laicos pobres.

Sus amigos se molestaron por esta decisión ya que consideraban que no debía estar allí alguien de alcurnia como él, pero el Santo siguió adelante, atendiendo incluso a pacientes con enfermedades que muchos despreciaban.

Estando en Venecia implantó la bendición con el Santísimo Sacramento y animó a la comunión frecuente. Una vez escribió: "no estaré satisfecho sino hasta que vea a los cristianos acercarse al banquete celestial con sencillez de niños hambrientos y gozosos, y no llenos de miedo y falsa vergüenza".

Por aquel entonces la cristiandad pasaba por un periodo de crisis. San Cayetano, contemporáneo de Lutero, incentivaba una verdadera reforma de vida y costumbres en la Iglesia, pero sin dividirla.

En Roma, junto a algunos compañeros, funda la Orden de Clérigos Regulares Teatinos que buscaba la renovación del clero, la predicación de la doctrina, el cuidado de los enfermos y la restauración del uso frecuente de los sacramentos.

San Cayetano tuvo que sufrir incomprensiones y rechazos por la misión renovadora que había emprendido. Más adelante, con el Beato Juan Marinoni, el Santo fundó los “Montes de Piedad” para liberar de la miseria a pobres y marginados.

Al final de su vida, abrió hospicios para ancianos y hospitales. Cuando cae muy enfermo, los médicos le sugirieron que ponga un colchón sobre su cama de tablas, pero el Santo respondió: “Mi salvador murió en la cruz; dejadme pues morir también sobre un madero". Partió a la Casa del Padre en Nápoles el 7 de agosto de 1547 a los 77 años.

El Papa Francisco, incluso desde que era Cardenal, le tiene un cariño especial y en Argentina el santo es muy querido. Son numerosos los peregrinos que van a venerarlo en el templo en honor de San Cayetano del barrio porteño de Liniers (Buenos Aires).

Allí los fieles y devotos, cada año, le piden pan y trabajo y le agradecen lo que se les ha dado por su intercesión ante Dios.

Oremos por Venezuela”, es el llamado que han lanzado los obispos venezolanos a través de su cuenta de Twitter, para pedir a Cristo por la solución de la crisis en el país, agravada con la imposición de la Asamblea Constituyente por parte del Gobierno de Nicolás Maduro.
Sin embargo, la Asamblea Nacional, dominada por la oposición, señaló que tomará “todas las medidas y acciones para deponer a la Asamblea Constituyente”, a la cual el país no le debe “obediencia alguna”.
Por su parte, en un comunicado del 27 de julio, la CEV reiteró su rechazo a la Constituyente “por considerarla inconstitucional, pero además, innecesaria, inconveniente y dañina para el pueblo venezolano”.
Sin embargo, el 30 de julio el Gobierno llevó a cabo las elecciones de los 545 miembros; unos comicios que han sido “manipulados”, según denunció desde Londres (Reino Unidos), la empresa SmartMatic, encargada de suministrar la tecnología necesaria para las votaciones en Venezuela desde 2004.
“Gracias a la existencia de este robusto sistema (...) podemos saber, sin lugar a dudas, que en las pasadas elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente hubo manipulación del dato de participación”, explicó en un comunicado recogido por la prensa internacional.
La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) pidió a la Virgen María, en su advocación de Nuestra Señora de Coromoto, que libre el país “de las garras del comunismo”.
Virgen Santísima, Madre de Coromoto, celestial Patrona de Venezuela libra a nuestra Patria de las garras del comunismo y socialismo.


Oración por Venezuela
Jesucristo, Señor Nuestro, acudimos a ti en esta hora de tantas necesidades en Nuestra Patria.
Nos sentimos inquietos y esperanzados, y pedimos la fortaleza como don precioso de tu espíritu. Anhelamos ser un pueblo identificado con el respeto a la dignidad humana, la libertad, la justicia y el compromiso por el bien común.
Como hijos de Dios, danos la capacidad de construir la convivencia fraterna, amando a todos sin excluir a nadie, solidarizándonos con los pobres y trabajando por la reconciliación y la paz.
Concédenos la sabiduría del diálogo y el encuentro, para que juntos construyamos la civilización del amor a través de una real participación y la solidaridad fraterna. Tú convocas como nación y te decimos: Aquí estamos Señor, junto a nuestra Madre, María de Coromoto, para seguir el camino emprendido y testimoniar la fe de un pueblo que se une a una nueva esperanza.
Por eso todos decimos:!Venezuela! ¡Vive y camina con Jesucristo, Señor de la historia! Amén.

Fuente:Aciprensa

Más artículos...

Subcategorías

 

CECODI SPS AUDIOS