21
Sáb, Jul

Nuevo rector en el Seminario Mayor

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

A partir de este año 2017, el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa, tiene nuevo rector, el Pbro. Gustavo Londoño Muñoz, de la Congregación de Jesús y María.
Desde Colombia hasta Tegucigalpa, la misión de este sacerdote ha sido la educación y formación de futuros sacerdotes.


En el año 2001, vino a Honduras a conocer a la Iglesia en la cual estuvo sirviendo durante siete años: “Puedo decir que la primera experiencia fue muy linda y enriquecedora, porque conocí el ambiente eclesial de Honduras y cada una de sus diócesis, porque las visité todas. Con ello fui descubriendo nuevas realidades eclesiales, muy diferentes a las de Colombia. Ya son 20 años, desde 1997, que estamos, junto a mi congregación, al servicio de la formación de nuestros hermanos sacerdotes”.


Al terminar el servicio de superior provisional en la congregación de Jesús y María, en Colombia, el padre Londoño es llamado nuevamente a Honduras para asumir el reto de llevar el Seminario Mayor: “Yo feliz. Pensaba en que si fui muy feliz en mi primer etapa de servicio, pues estaba disponible para volver a Honduras. Ciertamente son nuevas realidades y nueva época, pero lo he aceptado con mucho amor porque es un servicio a la Iglesia, y qué mejor, poder servir donde a uno lo necesitan. Quiero a esta obra, quiero al país, quiero a la Iglesia y también me siento muy querido por todos”.


Sobre los retos que conlleva la rectoría del seminario, el Pbro. Gustavo Londoño advierte que todo es diferente, partiendo de que las generaciones se renuevan constantemente, “la juventud de ahora tiene nuevos desafíos, necesidades. El seminario mismo ha evolucionado, porque vamos en sintonía con los tiempos.


En este momento, ante el número grande de seminaristas que tenemos, 212 para ser exactos, el gran desafío es asegurar, como lo propone la Iglesia en su nuevo proyecto, una formación integralpersonalizada y responsable. Además de un acompañamiento, se desea conocer las necesidades, esperanzas y realizaciones de cada seminarista, para asegurar buenos sacerdotes en el futuro”.