18
Mié, Jul

Papa Francisco a futuros representantes pontificios: Sean custodios de la verdad

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Papa Francisco recibió esta mañana a los estudiantes que acaban de terminar el curso en la Academia Pontificia Eclesiástica, la institución de la Santa Sede encargada de formar a los diplomáticos que trabajarán en las Nunciaturas y en la Secretaría de Estado.

El Pontífice les dijo que “la misión que un día estarán llamados a desempeñar los llevará por todo el mundo. A Europa, necesitada de despertar; a África, sedienta de reconciliación; a América Latina, hambrienta de nutrición e interioridad; a América del Norte, que quiere redescubrir las raíces de una identidad que no se define a partir de la exclusión; a Asia y Oceanía, desafiadas por la capacidad de fermentar en la diáspora y de dialogar con la inmensidad de culturas ancestrales”.

El Santo Padre subrayó diversos puntos del camino que les espera, comenzando por la misión. “Se preparan -dijo- para representar a la Santa Sede en la Comunidad de Naciones y en las Iglesias locales a las que están destinados. La Santa Sede es la sede del obispo de Roma, la Iglesia que preside en la caridad, que no se asienta sobre el vano orgullo de sí misma, sino sobre el valor diario de la condescendencia -es decir del abajarse- de su Maestro”.

“La verdadera autoridad de la Iglesia Romana es la caridad de Cristo. Esta es la única fuerza que hace que sea universal y creíble para los hombres y para el mundo; este es el corazón de su verdad, que no erige muros de división y exclusión, sino que se hace puente que construye la comunión y llama a la unidad de la humanidad. Esta es la potencia secreta que alimenta su esperanza tenaz, invencible pesar de los reveses momentáneos”.

“No se puede representar a alguien sin reflejar sus rasgos, sin recordar su rostro. Jesús dice: ‘El que me ha visto, vio al Padre’. No están llamados a ser altos funcionarios de un Estado, de una casta superior, bienvenida en los salones mundanos, sino para ser custodios de una verdad que sostiene en profundidad a los que la proponen, y no al contrario”.

“Es importante que no dejen que los aridezcan los cambios de destino: cultiven raíces profundas, mantengan la memoria viva de por qué emprendieron este camino, no permitan que los vacíe el cinismo, ni consientan que se desvanezca el rostro de Cristo que es la raíz de su recorrido”.

Asimismo reiteró que la preparación específica de la Academia está encaminada a que los futuros diplomáticos estimen las realidades con que se encontrarán y las amen “incluso en la pequeñez que puedan mostrar”.

“De hecho -destacó- se preparan para convertiros en ‘puentes’, pacificando e integrando en la oración y el combate espiritual, la tendencia a afirmarse sobre los demás, la presunta superioridad de la mirada que impide el acceso a la sustancia de la realidad, la pretensión de saber ya lo suficiente. Para conseguirlo es necesario que no incorporen en el entorno donde actúen, sus patrones de comprensión, parámetros culturales o antecedentes eclesiales”.

El Papa resaltó que “el servicio al que han sido llamados, requiere la tutela de la libertad de la Sede Apostólica que, para no traicionar su misión ante Dios y para el verdadero bien de los hombres, no puede dejarse aprisionar por la lógica de las pertenencias, convertirse en rehén de la contabilidad de las facciones, contentarse con la división entre cónsules, someterse a los poderes políticos y dejarse colonizar por los pensamientos fuertes de turno o por la hegemonía ilusoria de la ‘corriente principal’. Están llamados a buscar, en las iglesias y pueblos entre los cuales éstas viven y sirven, el bien que debe alentarse”.

“Para llevar a cabo lo mejor posible esta misión hay que dejar la actitud del juez y ponerse el traje de pedagogo, de aquel que es capaz de hacer brotar de las iglesias y de sus ministros el potencial para el bien que Dios no deja de sembrar”.

Francisco exhortó luego a “no esperar que el terreno esté listo sino a tener el coraje de ararlo con sus propias manos -sin tractores u otros medios más eficaces de los cuales nunca podremos disponer- para prepararlo a la siembra, esperando con la paciencia de Dios, la cosecha, de la cual tal vez no serán los beneficiarios; a no pescar en los acuarios o en los viveros, sino a tener el valor de dejar los márgenes de seguridad de lo que ya se conoce y echar las redes y cañas de pescar en zonas menos descontadas, sin adaptaros a comer pescado enlatado por otros”.