Hogar San Rafael, está ubicado en terrenos aledaños a la aldea El Venado de Villanueva Cortés. Nació en 1999 a iniciativa del padre Thomas Drews de nacionalidad alemana; siendo su motivación la urgente necesidad de ayudar niños de la calle. Su visión es ofrecer un hogar sustituto, para atender sus necesidades básicas, fortalecer sus valores e insertarlos nuevamente a la sociedad.

El hogar es responsabilidad de la Diócesis de San Pedro Sula y funciona a través de las donaciones de bienhechores de Alemania, Italia y de hondureños que hacen proyección social. El hogar también tiene actividades encaminadas a la auto sostenibilidad. Además a través de la diócesis se reciben donaciones ya que al ser una obra social de la Iglesia católica las empresas, universidades, diferentes grupos parroquiales y personas dan generosamente insumos y   alimentos.

A la institución ingresan niños de 6 a 12 años y con excepciones jóvenes de 14 años, los cuales son remitidos por instituciones sampedranas, sacerdotes, parroquias y personas interesadas en la atención del niño. Son niños en riesgo social, por abandono, maltrato, vagancia y muchos están en peligro de muerte por algún tipo problema.

Actualmente el Hogar San Rafael atiende a 22 niños, quienes reciben alimentación, vivienda, vestuario, salud y educación en el Centro Básico San Rafael que es parte del hogar. “Que estos niños tengan su propia escuela ayuda mucho porque así se evita que sean rechazados, expulsados, señalados por su conductas negativas”, expresó la directora del centro  licenciada Altagracia Cruz Velásquez.

Para su buen funcionamiento el centro cuenta con una infraestructura física que incluye casas hogares, escuela, comedor infantil, cocina, sala de juegos, taller de arte, clínica odontológica y campo de fútbol.

Hogar San Rafael es atendido por sacerdotes, psicólogos, pedagogos y capacitados, quienes trabajan con los niños en actividades pedagógicas, terapias ocupacionales, deportivas, recreativas, grupos de arte terapia y talleres de agropecuaria, ganadería, jardinería y manualidades.

Las hermanas de Jesús y María dan el acompañamiento en la fe a estos niños, imparten la catequesis de los sacramentos y en el centro básico dan la clase de educación en la fe. También participan en la formación y retiros espirituales para el personal en general y así mismo forman parte de la elaboración de programas que sean de mejor conveniencia para los niños.