Del 15 al 19 y del 22 al 26 de enero se realizó la formación intensiva del proyecto Madres Maestras, Jardines de Párvulos Iglesia Católica (JAPAIC). Unas 180 mujeres que atienden los jardines de niños asistieron a la capacitación que se realiza cada año antes de iniciar las clases en los diferentes centros educativos.


Este proyecto, tiene como primer objetivo la promoción de la mujer, en segundo lugar, la educación, salud y alimentación de los niños y niñas de zonas marginadas, pues la personalidad de ellos se forma entre los 0 y los 7 primeros años de vida.
Alma Meza, una de la coordinadoras dijo que la capacitación fue impartida por psicólogos y coordinadoras del JAPAIC. En las charlas se incluyeron los temas: La importancia de cantar y contar cuentos, psicología evolutiva del niño, soy un todavía, su propia historia, el síndrome de desgaste profesional ( burnout) y el cuidado de la casa común entre otras. El objetivo de la reunión es motivar a las mujeres, renovar sus energías y esperanzas y ayudar a que se conozcan mejor entre ellas. 
Participaron madres maestras del sector de Chamelecón, Rivera Hernández, sector Merendón, Ocotillo, Armenta, la Jutosa, Marañón, El Calán y el sector centro de San Pedro Sula. Las reuniones se realizaron en diferentes lugares de cada sector.
El viernes 26 fue la clausura del evento en el centro de capacitación San Pedro, hubo una solemne eucaristía oficiada por el padre Fernando Ibáñez y luego todas las voluntarias degustaron un almuerzo en compañía de Monseñor Ángel Garachana y las hermanas encargadas del proyecto.

Madres Maestras

En 1995, invitadas por los PP Claretianos, llegaron a Honduras tres Madres Maestras de Panamá a presentar un proyecto allí iniciado en 1970. Junto con un grupo de mujeres de Asentamientos Humanos, participó en dicho taller la hermana Consuelo Martínez que, durante estos 20 años, ha coordinado y estado al frente del programa en la Diócesis de San Pedro Sula.
El proyecto Madres Maestras busca que a través de los Jardines, los niños desarrollen sus capacidades, actitudes, valores y todo el potencial que traen, de manera que lleguen a la etapa escolar con hábitos de estudio, atención, interés, valores humanos y cristianos para disminuir la desescolarización.