Con una solemne eucaristía en la catedral San Pedro Apóstol, la comunidad garífuna clausuró el mes de la Herencia Garífuna y conmemoró los 222 años de su llegada a tierras hondureñas.

Al son de los alegres tambores y el colorido de sus trajes, la comunidad garífuna participó en la misa que fue presidida por el padre Mikel Sagastagoitia, de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, de Puerto Cortés. El padre Mikel dijo “nos sentimos  unidos a nuestro pueblo garífuna, enriqueciéndonos en la diversidad cultural, la idiosincrasia y las tradiciones que son una gran riqueza. Desde la pastoral garífuna nos unimos a su asesor el padre  Rosendo Martínez, a su coordinador Sixto Gonzáles y en cada una de las comunidades viviendo la fe cada día”.

El coordinador de la pastoral Sixto Gózales manifestó que han celebrado y culminado el mes de abril con mucho gozo pues se ha contado con el apoyo de nuestros hermanos  de Bajamar, Puerto Cortés, Travesía, sector Planeta, colonia Sandoval y la colonia doctor Alfonzo Lacayo. Toda la comunidad garífuna se hizo presente de la diócesis nos acompañó.