Con una  misa en la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe de San Pedro Sula, la pastoral vocacional de la zona Pablo VI, dio la bienvenida al mes de julio que desde este 2019 se convierte en el mes de las vocaciones.

Padre Luis  Alfonzo Amador párroco de Nuestra Señora de Guadalupe, dijo que la iglesia espera un despertar en todos los bautizados. En virtud del bautismo estamos llamados a algo más que solo venir a la Santa Misa. Se busca que tomemos conciencia de que todos somos vocacionado y a la vez enviados. Debemos entender que todos somos llamados por el Señor a cumplir con una vocación  especifica ya sea en el matrimonio, la vida laical, la vida religiosa, la vida sacerdotal etc.

Belinda Espinoza, coordinadora pastoral vocacional de la zona Pablo VI y coordinadora de la pastoral vocacional de Nuestra Señora de Guadalupe expresó que desde este año el mes de julio será considerado el mes de las vocaciones, con su lema “Llamados y Enviados para llevar el Evangelio de la Vida.” La Comisión de zonal y la comisión parroquial han realizado una serie de programas en todas las zonas y en cada una de las parroquias.