Con una eucaristía la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe de esta ciudad, inauguró el 3 de agosto el “Mes del Matrimonio y la Familia”. El padre Alex Ramos llamó a todas las parejas para renovar sus votos matrimoniales. Los esposos se reunieron en torno al altar y tomados de la mano renovaron su amor ante Dios y los  hermanos y se dieron el sí nuevamente.

El párroco Luis Amador  dijo que renovar los votos es un signo sencillo pero muy significativo para las familias que hoy en día enfrentan muchos obstáculos. Muchos de nuestros hermanos hondureños no pueden ser felices porque no  experimentan paz, la crisis social es también crisis familiar y la ausencia de Dios. Es necesario que nosotros como Iglesia Católica podamos tener esa sutileza para poder presentar el mensaje de Jesucristo con respecto a la familia.