El 5 de septiembre de 1991, publicaban los Obispos de Honduras una carta pastoral sobre la “Identidad y misión de la Familia”. En ella, en el numeral 92, aconsejaban que se estableciera en el país el mes de agosto como el “mes del Matrimonio y la Familia”. El consejo se puso en práctica y durante estos 28 años se han ido consolidando diversas actividades en todas las diócesis del país, de manera que en el ámbito de la Iglesia Católica el mes de agosto es ampliamente conocido, celebrado y vivido como el “mes del Matrimonio y la Familia”.

También en nuestra diócesis de San Pedro Sula vivimos con alegría agosto, con la seguridad que la familia es esperanza de la humanidad, por lo que la pastoral diocesana busca la educación en la fe, la formación y acompañamiento de los matrimonios y familias de Cortés.

Como comisión diocesana ofrecemos todos los años formación a los agentes de pastoral familiar teniendo como base Familiaris Consortio y Amoris Laetitia. También contamos con un programa radial, FAMILIA POSTIIVA, que se transmite los miércoles a las 7:00 p.m. en Radio Luz en donde tocamos temas relacionados con los matrimonios y la familia en general y que ha recibido una muy buena acogida de parte de la gente. Pronto cumpliremos tres años de transmisión.  Además, en este mes tendremos los sábados 17 y 24  de 1:00 a 5:00 p.m. los encuentros de matrimonios y novios y de las familias en el Instituto María Auxiliadora. Igualmente estamos a disposición de las parroquias para crear, establecer y acompañar la pastoral familiar en las comunidades. También como Comisión Nacional de Pastoral Familiar colaboramos en la Revista del mes del matrimonio y la familia que este año reflexiona sobre los jóvenes. Esta revista hace mucho bien y es muy práctica y pastoral. 

Pero sobre todo, la pastoral familiar diocesana no está sola en la labor. Constatamos con satisfacción que hoy en día casi todas las comunidades de la diócesis tienen encuentros parroquiales o zonales sobre la familia, retiros, horas santas, celebraciones de matrimonios, renovación de votos, convivios familiares, etc., gracias a los equipos de pastoral familiar. También agradecemos la contribución de los movimientos de la diócesis que sirven y acompañan matrimonios o familias.

¡Que vivan nuestras familias! ¡Que sean, con la gracia de Dios, bellas familias, sagradas familias!

 

  1. Josué Dany Hernández

Responsable de Pastoral Familiar.