Con la participación de grupos, movimientos y asociaciones la Diócesis de San Pedro Sula realizó el 26 de octubre, el Rosario Misionero ya que se lleva a cabo el mes extraordinario de las misiones. El Estadio Francisco Morazán fue la sede del Santo Rosario por octavo año consecutivo.

Gennevieve de Sarmiento, miembro de las Siervas de Casa de Oración explicó que se inicio con la procesión de entrada, acompañada por Monseñor Ángel Garachana, autoridades eclesiales, el equipo Timón de Casa de Oración y los Hombres del Rosario, quienes  llevaron en sus  hombros la Imagen de la Virgen. La animado estuvo a cargo del grupo juvenil “Bienaventurados.

Monseñor Ángel realizó la bendición de la imagen de la virgen de Guadalupe y que el rezo del Santo Rosario es un acto simbólico donde se contemplan los misterios de la vida de María, quien tuvo una vida entregada completamente a Dios. Luego el padre Luis Amador rezo del rosario en compañía de todos los presentes. Al final, como ya es tradición se elevó la camándula hecha con globos, en esta ocasión con los colores misioneros.

Las palabras de agradecimiento a grupos de Iglesia, Radio Luz y empresas que apoyaron las ofreció Martita Larach, coordinadora de Casa de Oración, además compartió un mensaje sobre la petición del Papa Francisco de rezar el Rosario Misionera en el mes extraordinario de las misiones.