La Obra de Jesús Buen Samaritano celebró el pasado 28 de octubre sus 31 años de servicio a los pobres más pobres, lo celebraron con una Eucaristía de acción de gracias en compañía de los colaboradores. La misa de acción de gracias fue oficiada por Monseñor Ángel Garachana.

Monseñor Ángel dijo “en la diócesis tenemos un carisma, una misión y unas hermanas con sus características propias de la obra que llamamos Buen Samaritano. Las hermanas nos recuerdan el deber que tenemos de ser buenos samaritanos. Hago la invitación a todas las personas para que vengan, conozcan y puedan ayudar a esta obra que vive de la providencia de Dios”.

La madre superiora, Carmen Bueso dijo “celebramos con la eucaristía para dar gracias a Dios  y a colaboradores en esta obra donde con mucho amor se atiende a niños, jóvenes y adultos con problemas de parálisis cerebral, hidrocefalia, microcefalia, síndrome de down, retraso mental etc. todos en situación de orfandad o en abandono.