Como un pastor abnegado por su rebaño, dinámico y fiel a su servicio podemos describir a Monseñor Ángel Garachana, obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, un pastor que nos enseña mucho con su ejemplo de vida, su carisma que lo caracteriza, que irradia paz a todo aquel que se le acerca. Esas son algunas de las cualidades de nuestro pastor Ángel que el el mes de febrero de 2020 cumplirá su 25 aniversario de episcopado.

Este niño de mirada tierna de nacionalidad española, pero hondureño de corazón, nació el 3 de septiembre de 1944 en Barbadillo de Herreros, provincia de Burgos. Ángel Garachana Pérez hijo de Calixto Garachana y Joaquina Pérez, tiene tres hermanos Félix, Sara y Luis.

Cursó sus estudios de humanidades en Beire (Navarra) y Castrourdiales (Cantabria), seminarios de los misioneros claretianos, provincia religiosa de Castilla, durante los cursos de 1958 al 1963.

Hizo sus primeros votos religiosos como miembro de la Congregación de los Misioneros Claretianos el 16 de Julio de 1964. Cursó los estudios eclesiásticos de filosofía en Santo Domingo de la Calzada (La Rioja).

Desde joven tuvo afán por estudiar, en su tiempo de formación filosófica, hizo su tesis sobre la metafísica de Averroes, un filósofo cordobés de siglo XII. Y luego de estudiar la licenciatura de teología en Roma y Salamanca en la Universidad Pontificia de Salamanca, trabajo su tesis sobre el pensamiento religioso de Gabriel Marcel, pensador existencialista cristiano en los años 1968-1972

Fue ordenado sacerdote el 19 de Marzo de 1972. En octubre de ese mismo año es enviado como coadjutor a la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe de San Pedro Sula y Consiliario Diocesano del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, cargos que desempeñó por tres años. En España en Julio de 1975, desempeña diversos cargos en la Provincia religiosa de Castilla de los misioneros claretianos, principalmente de formación de seminaristas, de profesor de teología y de gobierno de las comunidades claretianas.

En Enero de 1992 es elegido Superior Provincial de los misioneros claretianos de Castilla. En razón del cargo visitan las comunidades claretianas de Honduras los años 1992,1993 y 1994.

El día 30 de Noviembre de 1994 se hace público su nombramiento de Obispo de la Diócesis de San Pedro Sula.

Su amor a Honduras lo ha tenido desde muy joven, tanto así que eligió como fecha de su ordenación episcopal el 3 de febrero de 1995, Día de la Virgen de Suyapa, patrona de Honduras. El obispo saliente  Monseñor JAIME BRUFAU mostró su felicidad a quien dejaba el cargo de la diócesis. Por esta razón cada año durante la alborada a la Virgen de Suyapa los sampedranos celebran a medianoche el aniversario del obispo.