18
Mié, Jul

Júbilo en la Diócesis de San Pedro Sula por ordenación de nuevo diácono

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La familia diocesana fue testigo, el pasado fin de semana, del sí confiado que dio Ángel Rolando Flores Serrano al Señor, al ser ordenado diácono, por imposición de manos, de Monseñor Ángel Garachana.

Ángel Rolando nació en el municipio de Las Flores, Lempira, el 13 de noviembre de 1972. Hijo de Martina Flores Serrano y de Alberto Aragón. Su educación primaria la realizó en las escuelas: Teresa de Madrid, de Las Flores, Lempira, y Esteban Guardiola, de la Lima, Cortés. En 1996 recibió su título de Perito Mercantil y Contador Público en el Instituto Patria, de La Lima; además, realizó estudios técnicos en refrigeración y aire acondicionado y electricidad industrial, en el Centro Técnico Profesional de La Lima.

En el 2007 ingresó al Seminario Mayor, Nuestra Señora de Suyapa, donde obtuvo los títulos de Licenciado en Ciencias Religiosas, con énfasis en Filosofía, y Licenciado en Teología.

Egresó del Seminario Mayor el 2014, iniciando su experiencia del bienio pastoral en el mes de marzo del 2015, siendo acompañado por el padre Reyes Adonis Sáenz, en la parroquia San Juan Bautista de Río Lindo, donde se encuentra actualmente. Es hijo vocacionable de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, de La Lima.

Monseñor Ángel Garachana, durante su homilía, recordó el papel de Ángel Rolando como diácono: “el servicio al altar, el servicio a la liturgia de nuestra Iglesia, el anuncio de la palabra, y el servicio de la caridad para con los pobres; esas son las tres funciones que tienes que desempeñar. Rolando ya se ha ido ejercitando, porque ya lleva un año en una parroquia, además de varios años en el seminario, pero ahora, va a ejercer este triple ministerio diaconal”.

Antes de culminar la celebración, Monseñor Ángel, compartió una buena noticia, que fue recibida con alegría “ya puedo adelantarles que Ángel Rolando no va a ser mucho tiempo diácono, porque ya tengo en mente ordenarle pronto de sacerdote, porque ya tiene años y experiencia. Pronto van a estar invitados para su ordenación como presbítero”.

Por su parte, el nuevo diácono manifestó su alegría y agradecimiento a Dios por este ministerio diaconal, especialmente a Monseñor Ángel Garachana, por la confianza que ha depositado en él. Agradeció a toda su familia, que llegaron desde Lempira.

Don Alberto Aragón, padre de Ángel Rolando, expresó orgulloso,“siento una gran emoción, es lo mejor que Dios nos ha dado. Es una bendición darle mi hijo al Señor, para que él pueda llevar el mensaje a todas aquellas personas que más lo necesitan, especialmente en el tiempo en el que estamos. Hoy nuestra familia está alegre y todos estamos presentes”.